Quedamos para desayunar en la Biblioteca de la Universidad. Julián me presentó a Ana María; estuvimos charlando casi tres horas; se nos echó el tiempo encima.
Volvimos a quedar; fluían las ideas y los afectos. Colaboramos en la edición del libro de José María González Ruiz ‘Cheuá’. Julián se encargó de la maquetación y yo de la cubierta y sobrecubierta.  

Facebooktwitter