Nos atenazan la angustia y el miedo, pero nuestra vida es «cuidado» y podemos encararla desde la «autenticidad» o mantenernos en la «inautenticidad». Si el hombre o Dasein se deja seducir por la masa de los mediocres, será como «todo el mundo», mas si cobra conciencia de su finitud y vive con gallardía forjando su individualidad, será único y el dueño de su vida.
Luis Fernando Moreno Claros (en el último Babelia, hablando de Martin Heidegger)

Facebooktwitter