La realidad no suele coincidir con nuestra percepción.
Gráficos, datos estadísticos… han circulado –muchos- estos días.

Tras esa avalancha de datos contradictorios, mi conclusión es que
la posición que ocupa estadísticamente nuestra Sanidad
no coincide exactamente con nuestra percepción, al menos con la mía.
Con su inteligente y valerosa gestión, nuestros sanitarios han demostrado
que son capaces de endulzar el mundo entero con un solo terrón de azúcar.
No hagamos estéril su lucha, su inmenso trabajo profesional.
Apelemos a nuestra co-responsabilidad como ciudadanos.
Un inmenso Aplauso, el próximo domingo
a las 20:00 h.
Facebooktwitter