Posdata perentoria

Editorial ]

Se me hace presente el gesto
Salmo perentorio Ara Mateix -Flotats
remando barbitónico en una rapsodia
impecable- afiladores del delirio, coronas
tiradas por los suelos, focus fatuus y otras
regalías. Mas… inocentes fuimos mientras
duró la fiesta ¡Ahora, no! En aquel delirio
¿quién se acordaba de los pecados?
¿Recordáis aquel que diu  Si estirem tots…

Después de la batalla no olvidéis a los
muertos, no abandonéis a los moribundos; ni
aprovechéis el ajuar de los extinguidos… Ya
está bien de piriqueros: un dato de sosiego
para pro-seguir. Sentados todos a la misma
mesa, acordar-nos en lo más perentorio: diez,
seis, unos cuantos principios.

Y sobre trajes… que cada cual se vista como
quiera y se tire a la calle; que todo está por
hacer y todo es posible.*

 

*Miquel Martí y Pol 

 

Facebooktwitter